Tipo de contenido

Five yellow stars and stethoscope as concept of patient satisfaction.

Efectividad y eficiencia, las bases de la calidad asistencial

by Louise Wahlström

Murcia acoge del 25 al 27 de octubre el XXXXIX Congreso de la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), bajo el lema, “La calidad asistencial, pilar de la sostenibilidad”.   Un encuentro que pretende servir para reflexionar sobre el papel de la calidad asistencial como factor clave de la transformación del sistema sanitario hacia modelos más sostenibles, pero ¿qué entendemos exactamente como calidad asistencial? ¿Qué papel juega la tecnología a la hora de fomentarla?

La Organización Mundial de la Salud define la calidad asistencial como “una atención sanitaria de alta calidad que identifica las necesidades de salud (educativas, preventivas, protectoras y de mantenimiento) de los individuos o de la población de una forma total y precisa, y destina los recursos necesarios (humanos y de otros tipos) a estas necesidades de manera oportuna y tan efectiva como el resultado actual del conocimiento lo permite”.

Por otro lado, tal y como podemos extraer  del informe “Quality of health care across the European Union”, diversos autores han definido la calidad asistencial, describiendo el concepto según una serie de dimensiones: efectividad, eficiencia, acceso, competencia técnica, equidad, adecuación, disponibilidad, seguridad, respeto, oportunidad, experiencia asistencial al paciente, elección/disponibilidad de información, continuidad, prevención/detección temprana y evaluación.

Según el ministerio de Sanidad “efectividad y eficiencia” son las dos dimensiones que están incluidas en todas las definiciones posibles de calidad asistencial y, por lo tanto, las más importantes. Aunque nuestro sistema sanitario siempre ha tenido una valoración muy positiva – “es uno de los últimos modelos de cobertura universal” –, recuerda la presidenta de la SECA, la Dra. Inmaculada Mediavilla Herrera, en una entrevista concedida al diario digital ConSalud, la pandemia puso de manifiesto problemas subyacentes que ponen en riesgo precisamente esas dos dimensiones y que es necesario corregir para que la calidad asistencial no se vea dañada.

Cómo mejorar la calidad asistencial

La digitalización de la atención médica y el uso de herramientas avanzadas como el software de gestión de llamadas Aurora TeleQ, desempeñan un papel crucial en la mejora de la eficiencia y la efectividad, y, en consecuencia, en la promoción de la salud y el bienestar. «Existe una necesidad de transparencia del sistema y de publicar información que permita comparar, analizar resultados y sus causas”, comenta Mediavilla Herrera. Además, añade “hay que trabajar en mejorar la coordinación entre los distintos niveles, centros y servicios para asegurar la continuidad de la atención sanitaria. Contamos con profesionales y servicios excelentes, pero seguimos trabajando en silos, con poca conexión y comunicación.»

La plataforma de asistencia Aurora TeleQ es un claro ejemplo de cómo la tecnología y el análisis de datos permiten una organización más eficaz y eficiente y ayudan a resolver estas carencias que afronta el sistema sanitario en España, especialmente, la Atención Primaria.

Además de ofrecer a los diferentes centros sanitarios la opción de rellamada para sus pacientes y mejorar, por tanto, la comunicación entre centro de salud y usuarios, también facilita la gestión de tareas entre los distintos departamentos.

Aurora TeleQ permite planificar las franjas horarias de un centro de salud u hospital, ya que gracias a los datos que recoge el software, puede conocer de antemano los días y horarios en los que se producen más llamadas. De esta manera, los responsables de cada departamento pueden organizar los turnos de trabajo de sus profesionales y reforzar aquellos en los que la presión telefónica se ve incrementada. Como consecuencia, se reducen los tiempos de espera, es posible una conversación más corta y fluida y, por lo tanto, una respuesta más rápida y efectiva.

Un sistema como TeleQ ayuda no solo al usuario, sino a todos los actores implicados en un uso responsable y eficiente de la Sanidad: mejora la atención al paciente, facilita la organización de los recursos de una manera más eficiente, reduce el estrés y el burnout de los profesionales y permite una planificación de los turnos, teniendo en cuenta cuáles son los flujos de trabajo. En definitiva, disponer de datos que aportan valor permite una evaluación mucho más rigurosa y precisa, tanto de la atención que se le presta al paciente, como de los procedimientos que los distintos profesionales de la salud llevan a cabo en su día a día y favorece esa transformación hacia un modelo sanitario más sostenible donde la calidad asistencial sea el pilar que lo sustente.

¿Tienes una consulta?

Para consultas generales, utilice el formulario de la derecha. Para consultas sobre ventas, socios o soporte técnico, utilice este formulario