Los nuevos desafíos trás del coronavirus — Aurora Innovation



2020-06-16

Los nuevos desafíos trás del coronavirus



La presión sobre el sistema de salud no disminuirá cuando termine la crisis del coronavirus. Al contrario,  aumentará cuando se realicen todas las citas canceladas o pospuestas. ¿Cómo deberá manejar esta situación el sistema de atención médica para cumplir con los requisitos de seguridad del paciente y obtener un buen ambiente de trabajo para los profesionales de la salud?

Evitar buscar atención médica

En estos momentos, existe una enorme presión sobre el sistema de salud debido a la afluencia de pacientes con infección sospechada o confirmada por Covid-19. Al mismo tiempo, hay muchos pacientes que ahora se mantienen alejados de los centros. Prefieren no ir a un centro de salud u hospital durante este período, pero tarde o temprano volverán a llamar a la puerta.

Estos pacientes han cancelado sus visitas o las han pospuesto. En algunos casos, han optado por no buscar ayuda para sus problemas, aunque normalmente lo harían. Para algunos problemas de salud, este no es un gran problema, existen tratamientos y exámenes que definitivamente pueden esperar. Pero también hay pacientes que necesitan ayuda ahora. Existe una preocupación cada vez más generalizada en la atención médica de que las personas sin coronavirus están expuestas a riesgos al evitar buscar atención.

Ponerse al día

En la actualidad, no sabemos cuánto tiempo estará el sistema de salud bajo esta presión extraordinaria. Nadie sabe cuánto el tiempo en el que el covid-19 afectará las condiciones para que los pacientes busquen atención para problemas menos graves. Pero, en algún momento, el sistema debe de tener la oportunidad de ponerse al día. La pregunta es si las esperas en ese momento serán demasiado largas en los sectores de atención primaria y especializada. Esto podría tener consecuencias perjudiciales para la salud general de la población.

El Mundo informó en un artículo publicado al mediados del mes de Mayo, que cerca de 550.000 cirugías podrían cancelarse en España por la pandemia del coronavirus, lo que lleva a los pacientes a una larga espera para que se resuelvan sus problemas de salud. Esta tendencia es algo que se puede ver en todo el mundo. Según un artículo en The Guardian, los médicos en el Reino Unido han pospuesto más de 2 millones de operaciones que no eran de emergencia durante 3 meses con el objetivo de liberar camas para pacientes con coronavirus. La interrupción de las operaciones tendrá consecuencias para decenas de pacientes, que van desde aquellos con cáncer, cuyos tumores pueden crecer mientras esperan la cirugía, hasta aquellos que son menos capaces de hacer ejercicio y no son aptos en el período previo a las operaciones físicamente exigentes.

Del total de cirugías electivas que no se producirían en tres meses en España, el 91,6% corresponden a enfermedades benignas; un 7,7% a procesos cancerígenos, y 0,7% a operaciones obstétricas. El 82,2% de las cirugías planificadas en España se cancelarían durante el ‘pico’ de interrupción hospitalaria debido a la pandemia, la mayoría de ellas por afecciones no cancerosas.

¿Cómo se ve la realidad después de Coronavirus?

Cuando el Covid-19 ya no ejerza esta presión incomparable en el sistema de salud, será el momento en que los pacientes puedan asistir a todas sus citas canceladas o pospuestas. Muchos pacientes también tendrán una mayor necesidad de atención en ese punto, ya que deberían haber buscado atención durante la crisis. Para que los proveedores de atención médica se pongan al día, se requiere una nueva mentalidad. Las nuevas tecnologías hacen posible establecer telemáticas o por teléfono, este hecho disminuirá la carga de las citas en persona y que las operaciones puedan funcionar sin problemas para aquellos que las necesitan. Sin embargo, también deben implementarse otras soluciones a largo plazo para asegurarse de que los profesionales de la salud tengan los recursos necesarios para seguir trabajando después de un largo y difícil tiempo. Esta situación requerirá decisiones financieras inteligentes, así como asegurarse de que haya suficientes enfermeras y médicos para contratar.