¿Están todos los actores sanitarios preparados para la digitalización? — Aurora Innovation



2022-08-02

¿Están todos los actores sanitarios preparados para la digitalización?

digitalization

Después de dos años de pandemia ya se pueden extraer conclusiones acerca de cómo la digitalización ha afectado a la salud. Aunque para la mayoría todavía este término sigue siendo simplemente un sinónimo de video consulta, la realidad es que la transformación del entorno sanitario va mucho más allá, pero la pregunta es: ¿Están todos los actores sanitarios preparados para el cambio?

Cuáles son las principales dificultades a las que se enfrentan los actores sanitarios

Tal y como comentaba Lucía Peñas Díez, Market Access Manager de UCB Pharma en la segunda edición del Health & Pharma Innovation Summit, “la transformación digital debe estar liderada por los pacientes, quienes reclaman más innovación que cubra sus necesidades; y, por los profesionales sanitarios. Ellos son la piedra angular del sistema”, pero, ¿a qué problemáticas deben enfrentarse?

1. Pacientes

Según una artículo publicado por Elsevier, las principales dificultades a las que han tenido que enfrentarse desde que el Covid-19 fuera declarado emergencia sanitaria son organizativas, éticas y asistenciales. Lidiar con los tiempos de espera al teléfono, la imposibilidad de conseguir una cita, o convivir con herramientas a las que habitualmente no están acostumbrados, han sido algunos de los problemas que todavía hoy siguen estando muy presentes.

2. Profesionales sanitarios

Por su parte, los profesionales de la salud han sido los que más han sufrido en estos dos últimos años: falta de médicos, saturación de agendas, escasez de recursos, dificultad a la hora de organizar los turnos de trabajo o la imposibilidad de ofrecer una atención donde el foco sean las personas, han llevado a que la mayoría de ellos sufran estrés y el síndrome del burnout.

Innovación tecnológica en el ámbito sanitario

Si bien es cierto que los avances digitales en el sector salud no son algo nuevo, la pandemia ha acelerado el proceso de digitalización a un ritmo vertiginoso. Vemos a continuación cuáles han sido los principales cambios que la innovación tecnológica ha provocado en la salud.

  • IoT o Internet de las Cosas.

Según un informe de Gartner, el número de dispositivos IoT en entornos hospitalarios creció en 2020 en una tasa del 29%. Esto incluye dispositivos médicos muy variados, desde equipos de goteo conectados hasta equipos de rayos X móviles o de monitorización para pacientes. De hecho, se están popularizando tan rápidamente en el sector sanitario que incluso ya se ha establecido un término específico para hacer referencia a ellos: IoHT (Internet of Healthcare Things).

  • Wearables

Tal y como podemos extraer del informe “Tecnología y Sociedad en España 2021”, los wearables son dispositivos electrónicos que se colocan en el cuerpo e interactúan con el usuario, realizando una acción específica. En el sector sanitario, estos aparatos están enfocados principalmente a la monitorización y registro de parámetros o indicadores de salud como son la presión arterial, el ritmo cardiaco o, incluso, los niveles de glucosa en sangre.

  • Nuevos hábitos en los pacientes

Otro de los cambios recientes que se han producido es que la mayoría de los ciudadanos se preocupan cada vez más por el cuidado de su salud. El acceso a Internet y un aumento de la motivación para mejorar su bienestar, unido a que cada vez disponen de más fuentes de información, han provocado cambios en los hábitos de vida de los pacientes.

  • Proliferación de healthcare apps, servicios digitales y la revolución de los datos

Los profesionales sanitarios pueden disponer en tiempo real del estado de los pacientes y prevenir enfermedades, gracias a herramientas como la telemedicina o la monitorización digital.

Por otro lado, el uso de IA y Big data, ha permitido que la información generada por los pacientes pueda ser analizada para ofrecer una medicina personalizada, es decir, que, gracias a los datos, los profesionales de la salud pueden identificar de manera más rápida factores de riesgo, tratamientos, posibles efectos adversos y, por lo tanto, mejorar los resultados y la productividad.

En este sentido destaca también la implementación de sistemas como Aurora Tele Q, un software de atención telefónica que ofrece la posibilidad de disponer de datos con gran valor, lo que permite realizar una evaluación mucho más rigurosa, tanto de la atención que se presta al paciente, como de la gestión organizativa de un centro hospitalario.

Cómo puede un sistema como Aurora Tele Q ayudar a todos los actores sanitarios

Además de ofrecer a los diferentes centros hospitalarios la opción de rellamada y mejorar así la comunicación entre hospitales y pacientes, también facilita la gestión de tareas entre los distintos departamentos, permitiendo una organización más eficaz y eficiente de los recursos.

Por un lado, Aurora TeleQ, permite planificar las franjas horarias de un hospital o centro de salud, ya que gracias a los datos que recoge el software, puede conocer de antemano los días y horarios en los que se producen más llamadas. De esta manera, los responsables de cada departamento pueden organizar los turnos de trabajo de sus profesionales y reforzar aquellos en los que la presión telefónica se ve incrementada.

Como consecuencia, la atención prestada al paciente puede centrarse en lo que verdaderamente necesita, en lugar de en escuchar su malestar. Reducir los tiempos de espera de quienes solicitan una cita o demandan información, posibilita una conversación más corta y fluida y, por lo tanto, una mejor respuesta y una atención más rápida y efectiva.

En definitiva, un software de atención telefónica como Aurora TeleQ ayuda a las organizaciones sanitarias a utilizar los datos para impulsar una mejor atención, proporciona soluciones a la mayoría de las dificultades a las que se enfrentan organizaciones, pacientes y profesionales, reduce el estrés y elimina las deficiencias del sistema sanitario que, tan de manifiesto se han puesto en los últimos dos años.